Guadalajara Pride 2018

Guadalajara Pride 2018

El Dinero rosa está jugando un juego muy peligroso, mientras los derechos sociales y políticos de la comunidad LGBTI están sobre la mesa de algunxs cuantxs poderosxs, la comunidad de comunidades  (porque la población LGBTI NO ES UNA COMUNIDAD HOMOGENEA) está poniendo en la mesa “el dinero rosa” , es decir tomar en cuenta la aportación monetaria (compra de bienes y/o servicios) que hace la población LGBTI dentro del juego del mercado, o sea toda la lana que aporta la banda LGBTI en compra de bienes y servicios que ayuda al crecimiento de la economía.

Poner especial atención en lo que esto significa, de manera crítica y de manera compleja, compleja en el sentido que le da el filósofo Edgar Morin es fundamental, es decir la complejidad:

Que refiere a la capacidad de interconectar distintas dimensiones de lo real. Ante la emergencia de hechos u objetos multidimensionales, interactivos y con componentes aleatorios o azarosos, el sujeto se ve obligado a desarrollar una estrategia de pensamiento que no sea reductiva ni totalizante, sino reflexiva (sobre Edgar Morin: gestiopolis 2011)

En este sentido la pregunta obligada es: ¿representa el reconocimiento del “dinero rosa” algo benéfico para los derechos de la población LBGTI?

Primero reconocer como consumidorxs a la población LGBTI no es nada nuevo, el sistema de comercio capitalista no tiene ningún empacho en ventilar que quien consume tiene la razón, quien tienen el poder adquisitivo tiene la razón, no importa con quien se coja o si muere o vive, si lxs corren de su casa, si tiene dignidad o no, da igual si tienes poder adquisitivo tu puedes jugar al mercado capitalista, no importa si tu dinero es hetero o joto (sic.).

Segundo el “reconocimiento” de algunas empresas transnacionales hacia la diversidad, tiene que ver directamente con la agenda comercial y no con el derecho de lxs trabajadorxs o el reconocimiento de derechxs para un sector vulnerado , es decir que Doritos saque un empaque y un producto con “arcoíris” para junio, significa que la ola de su “estudio de mercado” dice que se vendaran hartos Doritos en esas fechas y en cuanto la  población LGBTI sepa que hay Doritos Arcoíris los comprara, porque es el resultado de un “juego perverso” : por un lado el  histórico y nulo reconocimiento a la población LGBTI , el histórico rechazo a este sector en el ámbito público y el status social e ilusorio que puede dar que una marca importante te diga: eh! Si te veo y te reconozco como persona, tan es así que te hice una “edición gay para ti”.

Tercero: lo anterior a nivel emocional es sumamente cruel, por lo que se ha significado el reconocimiento como personas sujetas de derechos a las personas LGBTI y las empresas transnacionales como epitome del capitalismo, se han caracterizado por su nulo interés en lo humano, es decir que le embarren el arcoíris a sus marcas obedece al poder adquisitivo que saben que tiene la población LGBTI y lo que representa para sus arcas, esto no se traduce en reconocimientos de derechos o en un lobby empresarial dentro de los congresos o cortes (según sea el caso), para la exigencia de derechos ni siquiera estoy diciendo algo nuevo todxs sabemos que esto no es así , la pregunta es ¿ porque sí funciona este lobby o posicionamiento político en otras temáticas, cuando las empresas lo  toman como su bandera? , en el lobby para el cambio de uso de suelo, para la explotación de aguas subterráneas, etc. funciono y en el lobby LGBTI ¡NO! , esto es simple las empresas lo saben todxs lo sabemos: el reconocimiento de algo que no sea heterosexual y machista es el reconocimiento de la diversidad, el capitalismo como estructura no puede ser diverso, tiene  que ser lineal, impositivo y jerárquico, adjetivos que poco tienen que ver con la no-heterosexualidad propositiva y deconstructiva, adjetivos que caben en la heteronormatividad de lxs defensorxs del “dinero rosa” como vía del reconocimiento de derechos LGBTI, adjetivos que no conviven dentro de ese “otro mundo posible”, por ello el reconocimiento del dinero rosa no aporta nada nuevo , sino por el contrario ayuda a que la maquinaria del capital, donde se sustenta e impone el machismo” como norma y forma de “hacer negocios, siga funcionando aunque sea mugrienta y deshumanizada.

Lo mejor que propongo es que no olvide que cada acto no heteronormativo es un acto de revolución, cada acto que apueste por la diversidad hace tambalear un poquito al sistema (todo lo que signifique), por eso nunca las empresas transnacionales adoptaran como bandera para el reconocimiento de derechos  lo LGBTI a menos que sea redituable y si lo hace será porque hay muchos dineros de por medio, o porque sólo abandera la diversidad a medias , con hombres gay con cierto poder adquisitivo y cierta imagen única que reconocer, no lesbianas , no bisexuales, no lesbofeministas, no trans sin cuerpos perfectos , cosa que no aporta a la diversidad sino a la verticalidad homogénea, cosa que no nos sirve ahorita joven, a la mera a la vuelta con más tiempo.

 

COLETA – Colectivo Lésbico Tapatío

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment