Jalisco, segundo estado con mujeres desaparecidas

Jalisco, segundo estado con mujeres desaparecidas

Ni la existencia de la Alerta de Violencia contra las mujeres ni la instauración del Protocolo Alba han frenado la desaparición de mujeres en Jalisco. Somos –aunque esto se niegue sistemáticamente- uno de los estados donde las mujeres corren un alto riesgo de ser desaparecidas. Actualmente, en Jalisco existen 1,279 casos de mujeres desaparecidas, 85 por ciento de los cuales ocurrieron en los últimos cinco años.

La situción es grave. Del 1 de enero de 2006 al 31 de diciembre de 2017, en las instancias de procuración de justicia del estado, se presentaron 11 mil 136 denuncias por desaparición de mujeres; sin embargo, la Fiscalía General en sus datos estadísticos asegura que en estos últimos 12 años localizaron con vida a 9,753 mujeres y sin ella a 104, lo que evidencia un “alto nivel de efectividad” en la búsqueda de niñas, adolescentes y mujeres desaparecidas. Pese a estas labores de búsqueda, 1,279 mujeres aún continúan desaparecidas; en general, las mujeres representan la cuarta parte de todos los desaparecidos de Jalisco, los cuales son 5,238.

El problema se ha agudizado en los últimos cinco años pues en esta temporalidad es cuando más denuncias por desaparición de mujeres se han presentado: 6,056 indagatorias; esto significa que el 54 por ciento de todas las denuncias por desaparición de mujeres han ocurrido de 2013 a la fecha.

Jalisco es el segundo estado en el país con mayor número de casos, el Estado de México es donde más mujeres desaparecidas existen con 2,067.

Los números cuentan una historia, tan solo en 2017 la Fiscalía recibió 1,336 denuncias por desaparición de mujeres; el 62 por ciento de todas se concentró en cinco municipios: Guadalajara (296 desapariciones); Zapopan (200); Tlajomulco (129), Tlaquepaque (114) y Tonalá (91). La Fiscalía General de Jalisco, sin embargo, asegura que de las 1,336 desapariciones que ocurrieron en 2017, se logró la localización de 1,108 mujeres con vida y a 9 sin ella; nuevamente sus “eficaces labores de búsqueda” trajeron de vuelta a casa a la mayor parte, sin embargo, 219 no contaron con la misma suerte. Una de ellas es Fabiola Regalado Guerrero.

Faby, como le nombra su familia, desapareció el 8 de febrero de 2017 a tan sólo unas cuadras de su casa en la colonia Las Águilas en Zapopan. Desde ese día, Rosa María, su madre, y Arlin, su hermana, han encabezado su búsqueda porque se han cansado de esperar a que la Fiscalía General del Estado, a través del Protocolo Alba, les dé respuestas; sin embargo, tienen cuatro meses que de manera directa nadie se está encargando de su caso y los únicos policías investigadores que sí les ayudaron a buscar a Fabiola dejaron la búsqueda sin que la Fiscalía Especializada en Desapariciones les diera una explicación.

Cuando Fabiola residía en la colonia Las Águilas compartía la casa con otras tres personas (dos mujeres y un hombre); sin embargo, tras su desaparición es poco lo que se sabe de ellos y es poco lo que la Fiscalía ha hecho para localizarlos. Como han sostenido en múltiples ocasiones Rosa María y Arlin: “Ellos fueron los últimos en verla; ellos fueron quienes después de su desaparición tuvieron en su poder el carro de mi hermana. Nosotros creemos que ellos saben qué pasó con Faby pero la Fiscalía no los ha investigado”.

Mientras los políticos definen el futuro de la Fiscalía especializada en Desapariciones, la cual no cuenta con titular desde noviembre de 2017; 1,279 mujeres continúan desaparecidas y, en la mayor parte de sus investigaciones -como pasa con la familia de Fabiola Regalado Guerrero- existen rezagos, inacciones y omisiones. Jalisco es el segundo estado en el país con más mujeres desaparecidas.

Fuente de los datos: Solicitud de transparencia FG/UT/458/2018 y archivo personal del autor.

 

Darwin Franco Migues