Los cuerpos hipersexualizados de las mujeres

Los cuerpos hipersexualizados de las mujeres

El otro día mientras revisaba algunas noticias en internet, me encontré con una entrevista  de hace un par de años a Virgine Berger, quien es fundadora de la agencia de marketing musical Don’t Believe The Hype, en Barcelona.

De entre las preguntas planteadas, una de ellas llamó mi especial atención: si Virgine compartía la idea de que algunas de las cantantes contemporáneas de mayor popularidad debían su éxito al mostrar una actitud “sexual” en sus presentaciones, así como el uso de poca ropa y el mostrar sus cuerpos; pues según la opinión de quien le entrevistaba, estas actitudes se reflejaban de manera “innegable” en favor de sus ventas y popularidad.

Omitiré la respuesta que el artículo mostraba a continuación y en cambio quisiera prestar mayor atención a la seguridad mostrada por parte de los entrevistadores sobre su “afirmación” sobre la razón del éxito de estas mujeres.

Quisiera que recordáramos  que desde siempre, cada centímetro del cuerpo de las mujeres ha sido sexualizado con diversos fines y uno de ellos ha sido el de las industrias publicitarias, que lo utilizan como imagen  para un sinfín de productos y servicios.

Los cuerpos (hipersexualizados) de las mujeres están en todos lados. Es común observarlos en espectaculares de ventas de automóviles, seguros de vida, venta de llantas, servicios médicos, comida y entretenimiento; donde curiosamente pareciera que el producto y/o servicio va dirigido únicamente al género masculino, porque obvio #TheWorldJustWannaSeeBoobs.

No. No todo el mundo.

Con el paso de los años se ha visibilizado otra perspectiva de los cuerpos femeninos y esas ideas perpetuadas por generaciones concibiéndolo únicamente como objeto de placer, se han ido opacando (claro, sin desaparecer). No todo el mundo sólo quiere ver a una mujer hipersexualizada en cada segundo de su vida y no todas las mujeres muestran sus cuerpos para complacer al género masculino o a las industrias publicitarias.

Sinfín de ejemplos de mujeres que se desarrollan dentro de la industria musical han expresado de manera pública sus opiniones e intenciones cuando se les pregunta sobre el tema, apelando a la apropiación de sus cuerpos y su decisión de mostrarlos por sentirse cómodas con ellos y simplemente porque quieren.

Diversas cantantes como Princess Nokia, Beyonce, Katty Perry, M.I.A. o Pink han incluido dentro de las letras de sus canciones, mensajes sobre los cuerpos de las mujeres, su diversidad y su derecho a decidir sobre los mismos. En una de las canciones más reconocidas de Pink ella canta – “I’m Slut like you” – , haciendo una referencia a la libertad que tiene el género masculino para tener diversas parejas sexuales o disfrutar de sexo casual. El resto de la canción promulga que el género femenino puede hacer exactamente lo mismo, promoviendo así la eliminación de juicios morales relacionados con estas prácticas. El asumir que el éxito de una cantante está directamente relacionado a la “poca” cantidad de ropa que use o a su libertad respecto a su sexualidad es desacreditar de manera evidente su talento.

Como el pasado 8 de Marzo: Día de Internacional de Las mujeres (recordemos que somos muchas), desde la apropiación de nuestros cuerpos, desde la eliminación de todas las formas de violencia y la visibilización de todas las identidades.

 

COLETA – Colectivo Lésbico Tapatío

 

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment