Un negocio que DAU mucho

Un negocio que DAU mucho

Para inundar tres pueblos se requiere de un paquete de siete empresas, una planta hidroeléctrica y, un gobierno dispuesto a corromperse.

Cuando se juntan estos elementos se obtiene la tormenta perfecta de la impunidad, detrás de la cual suele haber un gran ganador que en el caso de Jalisco resultó ser el actual primer asesor del gobernador de Jalisco, Enrique Dau Flores, él pretende que su empresa Hidroeléctrica el Zapotillo S.A de C.V se convierta en un leviatán inmobiliario. Mientras eso ocurre, las localidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo mantienen en pie de lucha la Revolución del Agua.

En resumen la historia es así: Dau junto con Ernesto Manuel Sánchez Anguiano, que gozaba de poder y prestigio dentro de la CFE, fundó una empresa llamada “Hidroeléctrica el Zapotillo S.A de C.V” que dotaría supuestamente de energía eléctrica a las poblaciones que así lo solicitaran peeero… La capacidad del ingeniero Dau para hacer negocios al auspicio del poder le ha permitido estar detrás de una empresa constructora, una que vende materiales de construcción, otra más que es inmobiliaria y hasta concesiones de agua ­­­­–porque, pues porque puede– y en una de esas tiene que ver con información privilegiada, tres meses antes de que el gobernador de Jalisco anunciara que “siempre sí” se inundaría Temacapulín, el consorcio de Enrique Dau Flores, modificó el objeto de la sociedad mercantil para abarcarlo todo. Sí, TODO.

Según lo constata el acta de asamblea número 20170007861800YB el hijo de Dau Flores, Marco Enrique Dau Iñiguez logró que la empresa de su padre pudiera otorgar al estado los servicios de: Adquisición, enajenación, arrendamiento, subarrendamiento, corretaje, mantenimiento, administración, operación y reparación por cuenta propia o ajena, de toda clase de bienes inmuebles, es decir, se volvió una inmobiliaria.

Asimismo se dieron la facultad de ofrecer la constitución de regímenes de propiedad en condominio; el establecimiento y operación de agencias de bienes y raíces, y todo lo relacionado con este giro; como administración, comisión, promoción y comercialización de viviendas de todo tipo, oficinas, locales comerciales, restaurantes, bares, hoteles, condohoteles, tiempos compartidos y venta de tiempos fraccionados. En pocas palabras, también quieren hacer hoteles.

Por último los familiares de Dau se aseguran capaces de ofrecer la prestación de servicios profesionales para la realización de estudios de viabilidad y rentabilidad de proyectos inmobiliarios al servicio de cualquier tipo de personas físicas y jurídicas, en territorio nacional o en el extranjero, sea para fines particulares o de promoción, urbanización, realización de proyectos y ejecución de obras en fraccionamientos de tipo: urbanos, campestres, industriales, de servicios, residenciales, conjuntos habitacionales, complejos turísticos hoteleros, cualquier clase de obras civiles, hidrosanitarias y eléctricas, incluyendo la administración y control de las mismas, y la compra, venta, importación y exportación de materiales, equipos y maquinaria para la industria de la construcción. Todo desde una hidroeléctrica y con ayuda del PRI.

¿No le pierden?

 

Ricardo Balderas

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment