Nos robaron hasta el cuerpo

Nos robaron hasta el cuerpo

Una de las reformas más alardeadas por la administración que está por terminar y liderada por el priista Enrique Peña Nieto (EPN), es la que se solicitó el viernes 11 de octubre de 2013. La denominada “Cuota de género (binario)”. El fracaso del concepto y sus paleros aplaudidores se montaron al tren de la vergüenza y festejaron.

Con este proyecto, líder del país y militante del partido más desprestigiado del país,  pretendía una reforma al Código Federal de Instituciones y Procedimientos (COFIPE), para que las candidaturas a diputados y senadores que presenten los partidos políticos ante el Instituto Nacional Electoral (INE)  se integren con “con un 50% de candidatos propietarios y suplentes de un mismo género, y el 50% restante, con candidatos del “género opuesto” ¿Cuál de todos los géneros? Nadie supo.

La identidad es el refugio más íntimo de la humanidad, sólo ahí existimos y la ausencia de ella es a puerta grande rumbo a la Espiral del Silencio.

Aunque parece un acto de buena fe, en la práctica ni a eso llegó; pese a que las políticas públicas deben de comprender los fenómenos sociales de nuestro entorno y garantizarnos un Estado de Derecho, los funcionarios públicos siempre tienen un “plan b” que no necesariamente tiene ese objetivo. Los legisladores son tan básicos, que no comprenden ni los elementos mínimos del objeto de su labor y ocurre lo impronunciable. 

Con las nuevas reglas del juego en materia de equidad, 17 candidatos en Oaxaca de los partidos PRI, PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza, ahora deberán comprobar que “son mujeres (sic)” ante el Instituto Nacional Electoral.

Para presidencias municipales:

Luis Armando Martínez Morales (PAN-PRD-MC)
Pedro Osiris Agustín Cruz (PAN-PRD-MC)
Roberto Ferrer Espinoza (PAN-PRD-MC)
Carlos Quevedo Fabián (PRI-PVEM-PANAL)
Emmanuel Martínez Palacio (MC)
Yahir Hernández Quiroz (PANAL)
Santos Cruz Martínez (PRI-PVEM-PANAL)
Alejandro Javier García Jiménez (PAN-PRD-MC)
Carlos Ceballos Rueda (PAN-PRD-MC)
Alfredo Vicente Ojeda Serrano (PAN-PRD-MC)

Para suplentes de presidencias municipales:

Lenin Morales Palma (PAN-PRD-MC)
Pedro Agustín Pedro (PAN-PRD-MC)
Carlos Gómez Gregorio (PAN-PRD-MC)
Salvador García Guzmán (MC)
Rodrigo Abdías Córdova Sánchez (PAN-PRD-MC)
Carlos Arturo Betanzos Villalobos (PAN-PRD-MC)
Alejandro Guzmán Liborio (PAN-PRD-MC)

Y lo peor. Su propio líder de representación en la aspiración por ocupar el Ejecutivo nacional, el candidato de la coalición Por México al Frente (que conjunta al PAN, PRD y MC) se pronunció en contra de estos actos y solicitó que se ejecute una investigación “a fondo”, para que los aspirantes comprueben su identidad de género. La indagatoria fue turnada a la Comisión de Quejas y Denuncias del órgano electoral.

Se trata de un fenómeno sin precedentes. En cualquiera que sea el escenario (Si comprueban o no que su identidad sexogenérica corresponde a la reportada) los varones nos hemos dado cuenta de la fuerza que ha ocupado el género femenino en nuestra sociedad y, tendremos una gran lección. 

Lo alarmante, es que hasta el momento ninguno de ellos (Hombres o mujeres) registrados ante el INE, se haya preocupado por velar los derechos de las comunidades de la diversidad sexual. Hacer uso de un Derecho Electoral debe por antonomasia significar un deber cívico de representatividad. 

Pero su discurso fue apagado, les arrancaron la voz, les quitaron su identidad, dudaron de su ropa, de sus palabras, de sus colores y de su existencia. Si los candidatos son Muxe, son trans, son querer, son mujeres, son género fluido… Que salgan a la calle y lo griten en voz alta. Queremos ver a esos 17 nuevos aliados por la diversidad, tomar el Estado y sus calles para exigir que sus derechos –y los de su comunidad–, les sean otorgados.

Si en cambio, se identifican como hombres y traicionaron, no sólo al sistema electoral, sino a su propia identidad. Espero que sea la comunidad LGBT+ quienes el próximo 2 de julio les recuerden que las personas somos más que un registro en papel. Y que no puedan dormir por las noches y, que tampoco puedan volver a robarle el cuerpo a nadie. No hay peor traición, que la que se ejecuta en contra de uno mismo. 

Ahora que si lo que queremos es hacer un poquito de memoria, no sería la primera vez que vemos una iniciativa Enrique Peña Nieto termina en una sala de espera del IMSS –Chiste político–. Si  los antecedentes no me fallan, la promesa para desaparecer a 100 diputados plurinominales de país… Tampoco movió a México.

 

Ricardo Balderas

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment