Opacidad en el Programa de Arte Público de Guadalajara

Opacidad en el Programa de Arte Público de Guadalajara

El arte urbano lleva en el nombre los referentes de la naturaleza y de la espacialidad de la obra artística que se realiza o se monta en la calles y en los espacios públicos. Esto lo dota de un sentido colectivo por su accesibilidad y pertenencia a la ciudad y a sus habitantes. Existen diferentes géneros de arte urbano como los murales, las esculturas, las intervenciones, los performancesy los happenings,que por lo general, muestran símbolos que dan cuenta de ideas e imaginarios de las personas que forman parte de la comunidad local; aunque también pueden ser representaciones asociadas a asuntos nacionales o internacionales.

Por su carácter callejero, el arte urbano puede ser efímero o puede estar configurado a partir de un enfoque conceptual; esto es, que privilegia el origen y el desarrollo de una idea que busca una mayor implicación del espectador como sujeto activo y participativo en la construcción del significado de la obra. Bajo esta lógica, el arte urbano no discrimina, pues los espectadores igual pueden asombrarse y gozar las obras, que despreciarlas o censurarlas. El arte es así, produce emociones en las mentes y sensibilidades inquietas y rebeldes y estimula el pensamiento de observadores inocentes o aparentemente indiferentes.

El arte urbano no debe confundirse con las acciones creativas que se realizan en la clandestinidad y en el anonimato como el grafiti, los tags, los esténciles, las plakaso las pegatas. La diferencia fundamental es que estas piezas son propias de las identidades y de las prácticas juveniles que se realizan sin permiso, a escondidas y por lo general, en la penumbra o en la oscuridad de la noche. Este tipo de piezas transgreden las normas sociales y expresan con firmeza alguna crítica o reclamo que puede ser explícito, o que puede estar implícito en la acción de marcar una propiedad pública o una propiedad privada con el sello del colectivo o la firma del individuoque la realiza. Cabe señalar que estas características no demeritan de forma alguna las cualidades estéticas de las creaciones, cuando las tienen, ya que es común que esto no se logre plenamente por la inmediatez y la rapidez con las que son hechas.

Técnicamente, el arte urbano mejora y embellece el entorno cuando es creado con fines estéticos; favorece la interacción social cuando se realiza en un contexto de celebración; enriquece el paisaje urbano cuando da cuenta de la diversidad cultural y dignifica al espacio público cuando se hace con el propósito de protestar. Por todas estas cualidades es relevante promover proyectos para la creación, conservación, mantenimiento y promoción del arte urbano, ya que las obras son elementos que generan vínculos entre la ciudad y sus habitantes, que se traducen en relaciones armónicas de uso y disfrute del espacio público, situación fundamental para reforzar el tejido social.

Todas estas consideraciones están encaminadas al análisis de una de las líneas de acción del Programa de Arte Público de Guadalajara, que es la que se denomina Murales Urbanos, y que en el sitio oficial del ayuntamiento está descrita como sigue: “En sintonía con las tendencias artísticas contemporáneas y juveniles, se invitará a creadores nacionales y extranjeros para que intervengan espacios de la ciudad, llenando de contenido nuestras calles con murales urbanos”.[1]En el sitio se informa que ya fue realizado el mural de Secreto Rebollo ubicado en el oriente de la ciudad, en Avenida Malecón en su cruce con Francisco Villa. Se agrega que la Dirección de Cultura tiene contemplado la creación de murales en los cuatro barrios de la Ciudad (San Juan de Dios, Mexicaltzingo, El Retiro y Analco), y que el circuito de Arte Urbano se lleva a cabo en 12 espacios públicos de 3 polígonos de la ciudad: Oblatos, Huentitán y Olímpica. Además, se señala que ésta será una Galería Monumentala la que se le otorgará un presupuesto aproximado es de un millón de pesos procedentes de la Coordinación de Gestión Integral de Ciudad.[2]

Hasta aquí todo parece estar encauzado a la construcción de comunidad, tan relevante en tiempos violentos como los que vivimos. Sin embargo, al igual que el Programa de Arte Público en su conjunto, la línea de acción Murales Urbanos carece de información suficiente para una contraloría social, indispensable para legitimar las acciones implementadas por las distintas dependencias de la administración pública municipal. La contraloría social es el mecanismo que tenemos los ciudadanos para verificar el cumplimiento de las metas y de la correcta aplicación de los recursos públicos asignados a los programas. Tanto en el sitio oficial del citado programa, como en el Segundo Informe de Gobierno de Guadalajara, al abordar el tema de los murales, sólo se habla de una inversión aproximada y de objetivos que no son verificables, salvo en el caso de la obra a Oda rosa(2017) de Secreto Rebollo.

Este mural, pintado sobre la pared ascendente de lo que parece ser la rampa de un puente peatonal, tiene el fondo amarillo mostaza y está compuesto por dos elementos centrales: una rosa roja gigante dispuesta horizontalmente y el perfil izquierdo de una joven mujer que la mira. Sobresale en la composición el estilo hiperrealista característico del artista, quien maneja con sorprendente habilidad el “pincel de aire” para dar luminosidad al rostro de la chica y detallar con precisión el brillo acuoso, las transparencias y los matices del ojo color café. Con la misma minuciosidad están pintadas las pestañas, las cejas y el cabello lacio y un poco desordenado, que cae sobre parte de la frente, sien y mejilla. La rosa, en cambio, no es una imagen fiel de la flor, sino una representación construida a partir de un rejuego visual donde los pétalos son en realidad un cúmulo de pintura espesa y reluciente que figura la corola roja. El tallo es un trazo horizontal color azul-verde, que atraviesa e muro, casi de lado a lado. En su conjunto, la obra muestra calidad y belleza por la armonía en el dimensionamiento, por la nitidez cromática y por la excelente factura en la flor y en fisonomía de la joven.

Hay cuando menos 3 asuntos que resultan un poco desconcertantes en la línea de acción antes dicha. El primero tiene que ver con los avances a la fecha de los Murales Urbanos. ¿Cómo es posible que a más de año y medio de que se anunció el Programa de Arte Público, sólo se haya hecho un mural artístico? El buscador no arroja información al respecto. Los medios de comunicación, los sitios web del Ayuntamiento de Guadalajara y el Primer y Segundo Informe de Gobierno no presentan datos que permitan responder la pregunta. Cabe señalar que no se tomó en cuenta el proyecto denominado Oblatos Pinta Bien porque aunque se presenta como parte de los Murales Urbanos, el producto no es propiamente un mural, sino una intervención urbana.[3]

Una búsqueda más meticulosa, en lugar de despejar las dudas, agregó incertidumbre. El 20 de abril de 2016, es decir 4 meses y 6 días antes de que fuera anunciado el Programa de Arte Público (26 de agosto de 2016), la dirección de Cultura Guadalajara presentó públicamente el programa denominado Arte sin paredes, “un modelo de intervención comunitaria en el que se imparten talleres enfocados en la generación de capacidades y herramientas para el desarrollo de los ciudadanos”.[4]Se habló de que Arte sin Paredes estaría presente en 25 colonias, divididas en 6 circuitos y 7 polígonos, en 27 espacios públicos de la ciudad. Para ello se contempló un presupuesto de 2 millones 106 mil pesos que se destinaron a 246 talleres de artes escénicas, artes visuales, artes urbanas, artes literarias, artes plásticas y mujeres en las artes, que beneficiaron a más de 3 mil 500 personas. Hasta donde se puede saber, Arte sin Paredes no tiene relación alguna con la línea de acción Murales Urbanos, y si la tiene, nadie se ha ocupado de explicarla, a pesar de que en ambos programas se habló de acciones similares. Cabe señalar que ya es posible encontrar información para la edición 2018 de Arte sin Paredes,[5]aunque no se especifica en ninguna parte el presupuesto con el que cuenta el programa para este año.

Un caso parecido de desarticulación de acciones y de discurso público es el de Galería Monumental, “una intervención de arte urbano que transformará una de las zonas más transitadas de nuestra ciudad en un enorme museo al aire libre, que impulsará la expresión y difusión del talento artístico local y aumentará el atractivo de esta zona”.[6]La propuesta contempló 3 macro murales, la pinta de 150 cortinas del andador Pedro Loza, un tapial decorativo en Avenida 16 de Septiembre y la realización de 5 murales las colonias Americana Norte, Mexicaltzingo, Analco, las Nueve Esquinas y San Juan de Dios. En este caso no se encontró información sobre los costos de las obras, aunque al final de un video promocional[7]se pueden ver los logotipos de distintas organizaciones y empresas involucradas; de las cuales no es posible saber si participaron en calidad de patrocinadores o de proveedores de servicios. No está de más decir que esto se llevó a cabo entre noviembre y diciembre de 2017.

Los escasos resultados del Programa de Arte Público en materia de murales urbanos contrastan con los resultados de Arte sin Paredes y Galería Monumental. Sería deseable que alguno de los responsables explicara por qué. También es su obligación transparentar cuál ha sido el costo de tan variadas actividades y los mecanismos o procedimientos para la selección de los artistas involucrados y de los proveedores. No es aceptable ni congruente que se actúe con discrecionalidad y que se haga alarde de que se está actuando en beneficio de la comunidad. Que se realicen actividades gratuitas para los habitantes de las colonias en las que se ha implementado el programa Arte sin Paredes y que haya obras artísticas para el disfrute de los usuarios y viandantes del área aledaña a la Galería Monumental no exime de la responsabilidad de informar y de generar los medios de acceso a la información necesarios para validar socialmente el trabajo realizado.

La ambigüedad entre los murales urbanos y los respectivos programas que los promovieron y llevaron a efecto perjudican el trabajo de los creadores porque quedan en medio de las suspicacias que genera la opacidad en el manejo de recursos públicos y la forma en que se tomaron decisiones para involucrarlos a ellos y a los proveedores. De esto también es responsable la administración pública: de dar certidumbre a quienes son sus aliados y de actuar con rectitud ante la ciudadanía para generar confianza y credibilidad. Sin esto, es difícil pretender que los programas serán capaces de construir comunidad, pues no están haciendo mucho para que participemos en la contraloría social, ni están creando condiciones para que se configuren vínculos de cohesión comunitaria. Esto no ocurre cuando surgen cuestionamientos que no obtienen respuestas claras y accesibles.

 

Talien Corona Ojeda

[1]Programa de Arte Público de Guadalajara: (https://guadalajara.gob.mx/tags/programa-arte-publico)

[2]Arte Público/ líneas de acción: (https://guadalajara.gob.mx/arte-publico/lineas-de-accion)

[3]Oblatos Pinta Bien: (https://guadalajara.gob.mx/noticias/oblatos-pinta-bien-cientos-familias-tapatias)

[4]Arte sin Paredes: (https://guadalajara.gob.mx/comunicados/arte-paredes-27-espacios-publicos-25-colonias-guadalajara)

[5]Arte sin Paredes: https://guadalajara.gob.mx/noticias/arte-paredes-2018)

[6]Galería Monumental: (https://guadalajara.gob.mx/noticias/galeria-monumental-arte-urbano-llena-vida-color-corazon-ciudad)

[7]Galería Monumental: (http://festivalgaleriamonumental.com/)

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment