Protección a las ideas

Protección a las ideas

El 2018 marca el inicio de temporada electoral. Significa que se incrementará su vista cansada con tanta publicidad y tendrá que hacer un esfuerzo en su oído medio con tantas composiciones musicales dirigidas por las neurociencias, que no le pedirán permiso para entrar en su vida desde una pauta masiva en los medios de comunicación tradicionales, no tradicionales y las redes sociales.

Lo digo porque ya comenzamos a nivel local con claros síntomas de que los actores políticos han seleccionado a sus contendientes. Es como si se tratara de las tan publicitadas peleas de box de “El Canelo”, en las que sólo con observar los comerciales hasta se motiva el patriotismo pero luego de verlas se pregunta uno ¿dónde quedó el box?, ¿la técnica?, incluso hasta los rivales terminan borrados; lo anterior admite varias preguntas ya que la situación de Jalisco no es para ser tratada como un deporte popular.

Recientemente hubo un incidente en el programa “Forma y Fondo” de Notisistema, dirigido por dos periodistas críticos, los cuales recibieron una serie de reclamos por sus comentarios por parte de Enrique Alfaro, de momento aspirante a la gubernatura de la entidad, el cual utilizó incluso una carpeta que recopilaba detalladamente las observaciones de los comunicadores.

El suceso ha encendido la preocupación de los periodistas en Jalisco al percibirlo como una restricción a su labor a favor de la libertad de expresión. Para que no nos suceda como en el ejemplo del box, a continuación explicaré por qué es importante el periodismo y la libertad de expresión.

La libertad de expresión comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas por cualquier medio, el cual pueden ser oral, por escrito, con sentido artístico, entre otras; el fin es construir lo que llamamos opinión pública y para que la sociedad en el momento de tomar sus decisiones se encuentre debidamente informada.

Seguro que en alguna ocasión hemos buscado información y no ha sido fácil encontrar la misma, ahora imaginemos casos de corrupción (por ejemplo el de la Casa Blanca de Enrique Peña Neto) o de desvío de recursos de una cuenta pública o de graves violaciones a los derechos humanos, los cuales al ser cubiertos por periodistas y medios de comunicación permiten que debatamos nuestro presente y futuro.

Desde hace años, varios de ellos se han encontrado en situación de riesgo y muchos han sido asesinados por cumplir con su tarea de buscar la verdad, lo cual es gravísimo.

Para esta temporada de patos (electoral) es indispensable recordar como ya lo hizo la Corte Interamericana de Derechos Humanos que la protección de la libertad de expresión debe extenderse “no sólo a la información y a las ideas favorables, sino también a aquellas que ofenden, resultan chocantes o perturban porque tales son las exigencias del pluralismo, la tolerancia y apertura mental sin las cuales no existe una sociedad democrática”.

Vale entonces la exigencia para todas las personas que aspiran a un puesto político de incrementar su escucha, su capacidad de tolerancia y de argumentación para evidenciar las causas y consecuencias de lo que ocurre en nuestro país. Una más, utilizar a los medios como vehículos de democracia y no como obstáculos para un interés reducido de una estrategia electoral.

A todas las personas nos queda ser selectivos en los que escuchamos y leemos en los medios, nos toca pues buscar nuestra propia información, comentarla, detallarla, debatirla y evitarnos subirnos a un tren que es totalmente ajeno.

 

Francisco Macías
Defensor de los Derechos Humanos

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment