Proyecto Habesha (primera parte)

Proyecto Habesha (primera parte)

Para aproximarse al conflicto en Siria es necesario considerar, primero que nada, que se trata de un problema complejo por las distintas dimensiones que involucra. Esto quiere decir que para abordar el caso es fundamental analizar un entramado de factores políticos, económicos, sociales y culturales que inciden, tanto en las causas, como en las consecuencias de la guerra. Desde mi punto de vista es relevante hablar de Siria porque es un país devastado por la peor crisis humanitaria de nuestra generación.[1]Esto debe importarnos a pesar de la distancia geográfica y de las diferencias culturales que existen entre dicha nación y la nuestra, porque como humanidad no podemos ignorar la injusticia, ni permanecer ajenos al dolor y al sufrimiento de otros seres humanos.

Por esta razones, este artículo está dedicado a recapitular los aspectos centrales del conflicto y los costos humanos que ha dejado, para de este modo contextualizar al Proyecto Habesha, un valioso trabajo de jóvenes mexicanos en favor de jóvenes sirios, que reconoce el carácter solidario de nuestra gente y que enriquece el diálogo intercultural, con la finalidad de que estudiantes sirios afectados por la lucha armada, concluyan su educación superior en México y obtengan los conocimientos y competencias necesarias para ser agentes vitales de la reconstrucción de su país.

Siria: una historia que ha desembocado en una tragedia humana

La conformación de la República Árabe Siria ocurrió apenas el siglo pasado, tras la  independencia de Francia en 1946. Desde entonces, su historia se ha caracterizado por la inestabilidad política. Entre los sucesos acontecidos en su territorio se encuentran asesinatos de jefes de Gobierno, golpes de Estado y guerras internas. De hecho, fue un golpe de estado el que llevó a Hafez al-Asad a encabezar el gobierno de Siria en 1971. Su mandado se prolongó hasta su muerte, 30 años después. Como es sabido, la sucesión quedó en manos de Bashar al-Asad, su hijo y actual presidente del Estado árabe.

Es pertinente señalar que a pesar de haber vivido condiciones tan adversas en el ámbito de la política, Siria llegó a ser un país en vías de desarrollo con indicadores económicos similares a los de nuestro país hasta el año 2011, que fue cuando comenzaron los enfrentamientos armados. Para darse una idea del impacto de la guerra, basta con señalar que tan sólo dos años de conflicto costaron a Siria 35 años de progreso.[2]De manera sucinta se pueden señalar a los sucesos derivados de la Primavera Árabe como los que desencadenaron la crisis en Siria, y en varios países del oriente próximo y del norte de África.

La Primavera Árabe es el nombre genérico que se les dio a las manifestaciones civiles y pacíficas (en un principio) que ocurrieron en Túnez, Libia y Egipto, y que posteriormente se extendieron a Siria y otros países árabes. Las protestas estuvieron motivadas por la demanda de mayores libertades civiles y políticas, por la defensa de los derechos humanos y por la exigencia de garantías democráticas. Evidentemente, un sistema de gobierno hereditario y centralizado en una sola figura como el de Bashar al-Asad, rechazó de forma radical tales demandas, y sin dar espacio al diálogo, comenzó las acciones bélicas contra los grupos opositores a su gobierno.

Al poco tiempo que iniciaron las hostilidades se sumaron otros agentes que provocaron la escalada de la guerra civil: por una parte, el Estado Islámico y los grupos radicales asociados; y por la otra, algunos países de la comunidad internacional, entre los que destacan los Estados Unidos y la Federación Rusa. Aunque dichos países no han tenido una injerencia directa en Siria, han tenido un peso significativo en el curso de la guerra por el apoyo económico y militar que han brindado a las facciones en conflicto.

Un factor más que se debe considerar es que al-Asad pertenece a la rama musulmana de los alauitas, una minoría étnica en Siria con costumbres de origen chií, que es opuesta a la mayoría suní, la rama más ortodoxa del islam. Los primeros representan aproximadamente el 10% de la población total del país, mientras que los segundos constituyen alrededor del 60% de la población siria. Este desequilibrio en la representatividad de las mayorías en el gobierno también ha tenido consecuencias en el conflicto, ya que motivó que grupos radicales armados de las distintas ramas del islam se sumaran a la lucha.

Las posturas políticas y culturales divergentes del gobierno y de los opositores al régimen no han permitido alcanzar acuerdos efectivos para poner fin a la guerra, a pesar de las siete rondas de negociaciones que se han realizado, de las cuales la última se llevó a cabo el año pasado (2017) en Ginebra, Suiza. Esto indica que el proceso de paz en Siria será largo, lo cual es muy grave porque significa que no se vislumbra una solución a la catástrofe humanitaria.

De acuerdo con el Comité Internacional de la Cruz Roja, (ICRC por sus siglas en inglés) y con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), tras siete años deconflicto en Siria se contabilizan alrededor de 300 mil víctimas mortales; 6.1 millones de personas desplazadas al interior del país; más de 5 millones de refugiados en los asentamientos y campos de refugiados instalados en países fronterizos como Irak, Líbano, Jordania y Turquía, así como en Grecia, Italia y Chipre; 4 de cada 5 personas se encuentran en situación de pobreza; 13 millones de personas (de las cuales 6 millones son niños) necesitan asistencia humanitaria; 1.75 millones de niños que no asisten a la escuela; 2.9 millones de personas viven en zonas sitiadas y de difícil acceso, además de que la esperanza media de vida se ha reducido de los 70 a los 55 años.

Proyecto Habesha: una iniciativa humanitaria internacional liderada por mexicanos[3]

Los refugiados sirios son una población que se encuentra en condiciones de alta vulnerabilidad física y emocional debido a que enfrenta carencias de diversa índole y situaciones de riesgo que derivan del desplazamiento y de la migración forzada por efectos del conflicto armado en su territorio. Su asentamiento en campos de refugiados implica su atención y asistencia urgente a través del suministro de ayuda humanitaria, que básicamente cubrenecesidades mínimas de alimentación, vestido, cobijo y salud. Sin embargo, tanto estos apoyos, como los campos de refugiados, son acciones provisionalespara atender la crisis humanitaria, mas no para resolverla en el largo plazo. Esto hace que las expectativas de futuro para los refugiados sean prácticamente nulas.

Se estima que en el mundo hay más de 65 millones de personas que han sido desplazadas de sus hogares a causa de los conflictos armados. El 51% de los refugiados en el mundo son menores de 18 años de edad y sólo el 1% de ellos tendrá la oportunidad de acceder a la educación superior, misma que es indispensable para la reconstrucción de las comunidades afectadas por la guerra.[4]Para hacer frente a esta problemática, la comunidad internacional se ha pronunciado en favor de promover nuevas políticas culturales para la paz y el entendimiento mutuo, que estén en concordancia con los procesos acelerados de movilidad humana que ocurren en el mundo.

Ante este escenario y tomando en consideración las líneas de acción trazadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas y las iniciativas lideradas por la UNESCO, se diseña e implementa el Proyecto Habesha en México, una iniciativa internacional de carácter humanitario liderada por jóvenes mexicanos, que tiene dos objetivos fundamentales:

  • Enviar un mensaje de solidaridad al pueblo de Siria haciendo posible que 30 estudiantes que escaparon del conflicto armado en su país y que actualmente viven en campos de refugiados, viajen a México para continuar su educación superior y
  • Promover la discusión académica para incrementar la sensibilización en México en torno a la crisis humanitaria que vive el Medio Oriente y a sus implicaciones regionales y globales.

Proyecto Habesha es una iniciativa neutral, sin fines de lucro, apolítica y laica, basada en el principio de responsabilidad compartida; es decir, que involucra activamente a todos los habitantes del mundo respecto a los desafíos comunes. En este sentido, la iniciativa es una apuesta por la paz y por la reconstrucción de Siria, la cual quedará en manos de la juventud que vio interrumpida su educación superior, debido al estallido del conflicto armado. Por ello está orientada a apoyar la educación superior de estudiantes refugiados para que sean agentes vitales de la reconstrucción de sus comunidades de origen, afectadas actualmente por la devastación de la guerra.

Proyecto Habesha propone un modelo para la recepción, manutención e integración educativa de 30 jóvenes refugiados sirios a través de alianzas con organizaciones internacionales y nacionales, públicas y privadas, universidades y con la sociedad civil. Todo esto está encauzado a promover el diálogo intercultural a partir de la tradición histórica de solidaridad y de promoción de la paz del pueblo de México. En concordancia con estos principios, el nombre de Habesha es simbólico, ya que de acuerdo con la tradición, después del nacimiento del credo del islam, el profeta Mahoma, aún débil dentro de su propia tribu, escapó de La Meca. Como no fue capaz de proteger a sus seguidores, pidió a algunos que viajaran y buscaran refugio en Habesha, un antiguo reino desaparecido de la geografía de la actual Etiopía, que era conocido como un territorio justo, regido por un rey cristiano, que efectivamente dio asilo a los seguidores de Mahoma.

Con base en este relato, el nombre Proyecto Habesha apela a circunstancias y condiciones que se replican hoy en día: las de dos naciones con creencias y culturas diferentes que tienden puentes para apoyar a quienes han sido víctimas de un conflicto armado, en un gesto de solidaridad para aliviar la desaliento y brindar condiciones reales para que un pueblo en desgracia se recupere con el trabajo de su propia gente.

 

Talien Corona

[1]Siria: 4 cifras que muestran la dimensión de la peor crisis humanitaria de esta generación. BBC Mundo: (http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150709_siria_crisis_refugiados_humanitaria_onu_cifras_ch)

[2]Desarrollo Humano. Reporte 2016. Desarrollo Humano para todos(PNUD, 2016): http://hdr.undp.org/sites/default/files/2016_human_development_report.pdf

[3]La información relacionada con el Proyecto Habesha se tomó del documento Proyecto Habesha: por la reconstrucción y la paz en Siria(s. f.).

[4]Proyecto Habesha: (http://www.proyectohabesha.org/#anchor7)

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment