Tolerancia es gobierno

Tolerancia es gobierno

Ya se fue el chino Chong. El presidente Enrique Peña Nieto, en conferencia de prensa, despidió con nostalgia no sólo a quien fuera su empleado sino su “amigo”, desde aquellos ayeres en los que, traviesos, hacían sus tan mentadas travesurillas académicas (uno se inventaba títulos y el otro no citaba en las tesis).

El nuevo titular de la Segob,  Alfonso Navarrete Prida, tendrá un ancho espacio para llenar, pues el chino no sólo se encargaba de llevar la política interna del país, era el mejor pararallos humano que cualquier tarado desearía tener. Pues desde que Miguel Ángel Osorio Chong, el 30 de septiembre de 2014, salió casi en calzones de su oficina en el Palacio de Cobián para dialogar con los estudiantes en huelga del Politécnico Nacional, don Peña lo agarró de su puerquito y cada que se necesitaba, mandaba al secretario a que metiera la mano en la caca y sacara  su reputación de ahí.

Y es que si Miguel Ángel Osorio Chong quedó muy lejos de aspirar a la candidatura presidencial, fue más por el desgaste político que su jefe le auspició a lo largo de su sexenio, que por falta de ganas.

Que si se escapa el Chapo va el chino; que si crisis de credibilidad por las contradicciones en el caso Ayotzinapa, va el chino; que si el CNTE, la inseguridad, huelgas, el chino. Bueno quedó tan quemado el pobre chino que cuando quiso hacer la buena, recorriendo las calles de la Ciudad de México tras el terremoto de septiembre, hasta un zape le acomodaron.

Ahora que se fue a volar a la Cámara alta, el Presidente lo extrañará harto y hasta Navarrete Prida va a anhelar su aguante, pero bueno, para que nosotros no caigamos en nostalgias, aquí les dejamos una de sus más memorables, por cabrona, frases:

“Pero que nadie se confunda, tolerancia es gobierno, tolerancia también tiene límites, y tolerancia también es firmeza”.

 

Alberto Palomera

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Leave a Comment